En las primeras tres semanas de trabajo
de las comisiones temáticas nos encontramos
con un diagnóstico común referido a que las y
los convencionales están en una etapa de
inducción a los temas sobre los cuáles deberán
escribir un nuevo texto constitucional con
base a las audiencias públicas. Así, la Comisión
de Sistema Político ha girado en el eje
presidencialismo-parlamentarismo sostenida
en la importancia de un nuevo sistema político
con partidos políticos fuertes. El Estado
regional, tema sobre la cuál ha trabajado la
Comisión de Forma de Estado, ha estado
abocada a comprender los dispositivos de
diseño institucional y los detalles sobre lo cuál
podría operar.
o Por su parte, la Comisión de Derechos
Fundamentales ha centrado sus audiencias en
los conceptos claves en la teoría y práctica de
los derechos, la Comisión de Principios en
comprender el alcance de las temáticas que
debe abordar, la Comisión de Medio Ambiente
(con 1704 solicitudes de audiencias) y Modelo
Económico se desliza entre los elementos que
conformarían este nuevo modelo de desarrollo,
y cuáles son los elementos claves para una
política medioambiental y su equilibrio (aún no
claro) con la economía. La Comisión de
Conocimiento se ha sostenido en un eje
levemente distinto, discutiendo cuál será la
Constitución del Futuro.
o Mención particular exige esta semana la
Comisión de Sistema de Justicia, en la que los
poderes constituidos aterrizaron en la
Convención, presentando ante las y los
Convencionales elementos e ideas que les
permitan ser reformados, pero no cambiados,
es decir, haciéndose cargo de las críticas en el
sistema actual, pero no con una lógica
constituyente, donde se debe diseñar un
modelo sobre órganos públicos autónomos,
sino, con una lógica de mantención. Así, por
ejemplo, la Corte Suprema abogó por la
independencia de los jueces y su apertura a la
existencia de un órgano diferente que vele por
ello. El Tribunal Constitucional afirmó que es
necesario abrogar el voto dirimente y su
número par; la Contraloría proponiendo un
órgano colegiado y el Ministerio Público mayor
control externo y potestades sobre las policías.
o Finalmente, el desafío que presenta la
Convención en estas tres semanas de trabajo
de contenidos es la forma concreta con base a
la cuál la Convención redactará el nuevo texto
constitucional. Hay conciencia y voluntad del
trabajo serio, pero queda aun determinar la
fórmula y método de escrituración de un texto
que instituya una nueva Constitución, que sea
compatible con un proceso participativo que
debe ser anunciado prontamente, y que sea
aplicable sin mayores contratiempos en la
realidad venidera. Ya definida la Secretaría
Técnica de Participación Popular compuesta
por distintos representantes de la sociedad
civil, deberá presentar en los próximos días los
mecanismos de participación ciudadana
incidente.

Entradas recomendadas