Convención Constitucional fija posturas ante llamado del Senado a respetar “íntegramente” su mandato

El Senado remitió a la mesa de la Convención Constitucional su respuesta con propuestas e insumos sobre el llamado régimen transitorio de ser aprobado el borrador de nueva Constitución en el plebiscito de salida.

La proposición recogida en la misiva considera el rediseño del actual Poder Legislativo, incluido el reseteo del Senado tal como se conoce, para transitar hacia la Cámara de las Regiones.

Del texto se conversó en la reunión de comités parlamentarios. Sobre su contenido, se admite que no fue fácil definir el tenor de sus líneas, el que se puede inferir al leer la contestación; por ejemplo, plantea que “de los 50 senadores y senadoras en el ejercicio de sus cargos, 23 de ellos se encuentran en la mitad de su mandato, y 27 han comenzado el ejercicio de los mismos el 11 de marzo del año en curso. Todos ellos y ellas representan la voluntad popular expresada en las urnas y, conforme a lo que indica la tradición democrática de Chile, así como también las diferentes teorías que establecen la condición incuestionable de dicha voluntad popular, tales mandatos deben ser íntegramente respetados. Este aspecto resulta fundamental para la fase transitoria de la eventual implementación del nuevo sistema, porque el respeto de la voluntad popular constituye la base de toda convivencia democrática”.

A modo institucional, la contestación también se hace cargo de “la continuidad constitucional y legal del Senado”, planteando que “resulta imprescindible que la Cámara de las Regiones sea la continuadora constitucional y legal del Senado de la República, lo que permitirá utilizar las actuales capacidades funcionarias y estructurales que hoy existen, permitiendo así también la continuidad en sus labores de los funcionarios y funcionarias de la corporación”.

De todos los puntos que contiene la carta del Senado, uno de los aspectos controvertidos es qué sucederá con el mandato de los senadores iniciado ahora, el que culmina en 2030. En ese caso hay 27 legisladores, mientras 23 terminan su período en 2026. Es para ese año cuando se ha proyectado se podría dar el fin del actual Poder Legislativo, para a contar de ahí comenzar el nuevo sistema.

Posturas

Ante la respuesta del Senado sobre su rediseño, se abrió un debate entre convencionales. Para el socialista Maximiliano Hurtado, “estoy en principio de acuerdo con lo planteado. Y lo he dicho en otras ocasiones, es decir, el criterio general debe ser el respeto de los mandatos populares que están actualmente en ejercicio, no solo porque la duración de esos mandatos se tuvieron a la vista por la ciudadanía a la hora de elegir a uno u otro representante, sino que también porque no es deseable hacer excepciones, y dado que así se ha pensado para otras autoridades, no veo por qué el caso de los senadores debería ser distinto”.

Dicho eso, prosigue Hurtado, “personalmente creo que dado que hay senadores que concluyen su mandato en 2026 y que la elección del Senado se da por parcialidades, es posible pensar un diseño donde se respete el período y además se implemente paulatinamente la nueva Cámara de las Regiones; pensar un diseño coherente para lograr ambos objetivos es precisamente el desafío de la comisión de Normas transitorias”.

Respecto de qué hacer con el período de los senadores, la convencional Marcela Cubillos estima que “el texto eliminó el Senado, no lo reemplazó por la Cámara de las Regiones, que ni siquiera es una ‘segunda cámara» y tiene un rol asesor y no de poder del Estado, por tanto, a partir del año que se haga efectiva esa eliminación, no pueden seguir existiendo senadores porque se les acaba el órgano que hoy integran. Básicamente, si quieren mantener senadores por 8 años completos, tienen que pedir que mantengan el Senado por ocho años completos”.

En esta discusión, el convencional de RN Cristián Monckeberg dice estar de acuerdo con el tema de los plazos expresados en la misiva del Senado. “Toda la razón. No hay nada más sagrado para la democracia que respetar el mandato ciudadano, los períodos se inician y terminan en fecha cierta. Cortar los períodos antes de tiempo es totalitario. Así lo hizo Chávez”, comentó.

Y en opinión del constituyente DC Fuad Chahin, es “absolutamente válido y razonable que el respeto a la duración de los mandatos de cargos de elección popular sea un principio que debe informar la transitoriedad hacia la nueva Constitución. A mi juicio es la expresión del respeto al principio democrático”.

Funcionarios y vigencia de normas

En otros puntos del texto, el Senado propone “la mantención de la vigencia de los textos legales que regulen aquellas materias o instituciones que, conforme al nuevo texto constitucional, queden fuera del dominio legal, entre tanto no se encuentren completamente regulados e implementados en la normativa que se dicte a su respecto”.

Sobre los funcionarios de ambas corporaciones y de la Biblioteca del Congreso, “corresponde” considerar que “sean traspasados sin solución de continuidad a la Cámara de las Regiones y al Congreso de Diputadas y Diputados, respectivamente, sin afectación alguna a sus derechos funcionarios y laborales. Del mismo modo, se debe garantizar la continuidad de los funcionarios y funcionarias de la BCN, que es un servicio común de ambas cámaras, por lo que corresponde su continuidad y subsistencia como corporación integrante, a futuro, del Poder Legislativo”.

Fuente: El Mercurio

Logan Constituyente

#rodrigo logan #rodrigologan #logan constituyente #loganconstituyente #convención constitucional #convenciónconstitucional #convención constituyente #convenciónconstituyente #convencion constitucional #convencionconstitucional #convencion constituyente #convencionconstituyente #convención #convención

X
X