Convencionales intentan incluir un plebiscito para reformas a derechos de la naturaleza de forma permanente

La Comisión de Armonización podría ser el escenario para otra modificación a las normas del borrador, esta vez en un artículo sobre las reformas constitucionales. Lo que quieren incorporar ahora algunos colectivos es una nueva materia a la lista de temas que requieren de un plebiscito o 2/3 para ser reformadas por este o el próximo Congreso. Y esto a pesar de que, por mandato, Armonización sólo puede proponer soluciones para corregir incoherencias, inconsistencias o contradicciones.

Actualmente, la norma que aprobó el pleno y está en el borrador de Constitución dice que los temas que necesitan un referéndum o los 2/3 son: régimen político y el periodo presidencial; el diseño del Congreso de Diputadas y Diputados o la Cámara de las Regiones y la duración de sus integrantes; la forma de Estado Regional; los principios y los derechos fundamentales; y el capítulo de reforma y reemplazo de la Constitución.

Pero la negociación de la noche del lunes y madrugada del martes en la Comisión de Normas Transitorias derivó en otro resultado: desde ahí se planteó una transitoria que dice que hasta 2026 será necesario un plebiscito o 2/3 para todas esas materias y dos más: naturaleza y medio ambiente, y disposiciones transitorias. Y la intención de quienes impulsaron aquello -escaños e independientes como MSC y Pueblo Constituyente- es que esa norma se replique en el texto permanente de Carta Magna.

«Una de las cuestiones que pusimos en la mesa del acuerdo es que se pueda colocar que, si el Parlamento quisiera modificar los derechos de la naturaleza y bienes comunes, tiene que ser plebiscitable en esta etapa transitoria. Es una exigencia que pusimos para que pudiera llegar el acuerdo a los 2/3 en el pleno», comentó Adolfo Millabur (pueblo mapuche).

«En esta dinámica de negociaciones había un grupo que estaba aceptando la posibilidad de que el actual Congreso pudiese modificar la nueva Constitución, en el caso en que hubiese ciertos cambios que se impulsaran desde la Comisión de Armonización al texto permanente del proyecto de Carta Fundamental», criticó Mauricio Daza (INN).

«Más allá de que podamos considerar que es una buena idea incorporar esto al texto permanente, constatamos que está fuera de las facultades de la Comisión de Armonización. No podemos crear nuevas normas sin más», aseguró este martes.

Los argumentos para incluirlo

Pero la postura de Daza parece ser minoritaria. Lo que defienden desde el FA, Colectivo Socialista y MSC, es que es un conflicto que nace a partir de la definición de los nombres de los capítulos del borrador, lo que ocurrió recién en Armonización.

«El artículo está redactado previo a la configuración de capítulos de la Constitución y por lo tanto vamos a tener que dar una discusión diferente, que es cuáles son los capítulos definitivos del texto sobre los que recaen las modificaciones sustantivas que exigen que se le pregunte a la ciudadanía respecto de esas reformas. Vamos a impulsar que este nuevo ordenamiento del texto constitucional sea lo que organice esa discusión», aseguró Alondra Carrillo (MSC).

Eso mismo explicó Fernando Atria (FA), quien remarcó que la discusión es si dentro de los «derechos fundamentales» cabían los derechos de la naturaleza, de forma que Armonización tendría que «explicitar» que esos derechos de la naturaleza también requieren plebiscito para su modificación.

«Una de las innovaciones de esta Constitución es que declara que la naturaleza tiene derechos, que uno podría entender que están incluidos dentro de los derechos fundamentales y no se necesita hacer modificación alguna, pero es bueno aclarar que la parte de derechos de la naturaleza está incluida dentro de las que requieren estas condiciones adicionales», dijo Atria.

En el Colectivo Socialista no todos están de acuerdo. En privado, uno de sus integrantes manifiesta preocupación por cómo se podría ver hacia afuera una modificación como esta, a tan poco tiempo del fin del proceso y del Plebiscito de salida.

No obstante, el convencional Maximiliano Hurtado compartió la postura de Atria y aseguró que «hay una posibilidad o una inconsistencia en cuanto se han planteado determinados derechos de la naturaleza como símiles a derechos fundamentales, y lo que se ha definido como capítulos de protección es precisamente el capítulo de derechos fundamentales».

Según Hurtado, «habrá que dilucidar, y es la tarea de la Comisión de Armonización, cuáles de esas materias corresponden a las que se fijaron como derechos fundamentales y, por lo tanto, cabrían dentro de ese estándar de protección».

A pesar de que todavía no hay una indicación formal que haga la modificación, la idea ya generó el rechazo de algunos sectores. «Lo que se busca, en la práctica, es modificar el texto permanente ya aprobado, incorporando una nueva materia como materia protegida de reforma. Es incompatible con nuestro reglamento, porque eso supera con creces las facultades que tendría la Comisión de Armonizacion. Yo no lo voy a aprobar», aseveró Fuad Chahin (Col. del Apruebo).

«Son normas cerrojo que solo demuestran que las negociaciones de la izquierda con los sectores más eco radicales han tensionado los equilibrios políticos (…) la izquierda, para tener los votos de los ecoconstituyentes, ha cedido a un chantaje de colocar un cerrojo que deja los derechos de la naturaleza por sobre cualquier otra necesidad del país», criticó Roberto Vega (RN).

Fuente: Emol.com

Logan Constituyente

#rodrigo logan #rodrigologan #logan constituyente #loganconstituyente #convención constitucional #convenciónconstitucional #convención constituyente #convenciónconstituyente #convencion constitucional #convencionconstitucional #convencion constituyente #convencionconstituyente #convención #convención

X
X