DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL LITIO

27 de enero de 2022

Autor: Rodrigo Logan Soto

El litio es el tercer elemento del Sistema Periódico, después del hidrógeno y el helio, siendo el primer elemento del grupo de metales alcalinos. En la naturaleza existe sólo combinado en la forma de minerales de litio y mayoritariamente en salmueras. Posee propiedades físicas y químicas de carácter singular, principalmente por su alto potencial electroquímico y su bajo peso específico, que lo han convertido en un elemento clave en numerosas aplicaciones, algunas de ellas de alto nivel tecnológico, como baterías, aleaciones, cerámicas y como generador de tritio en reactores de fusión nuclear, así como en medicamentos. Su demanda ha crecido de modo exponencial, principalmente debido a sus aplicaciones energéticas.

Los salares del norte de Chile, que se ubican entre las regiones de Arica y Parinacota y Atacama, tienen un gran potencial, puesto que constituyen el mayor depósito del recurso Litio en salares y permiten su extracción con los menores costos a nivel mundial. Sus Salmueras contienen sodio, potasio, litio, magnesio, calcio, cloruros, sulfatos y boratos, principalmente. Sin perjuicio de lo anterior, debido a que no se han llevado a cabo los estudios correspondientes, el país no cuenta con un conocimiento actualizado e integral, a nivel de información pública, acerca del potencial existente en la totalidad de los salares pre-andinos y andinos. El Salar De Atacama, que corresponde al yacimiento más importante de litio a nivel mundial, es el único en explotación por compuestos de litio y potasio, además de boro.

Los salares constituyen ecosistemas naturales dinámicos, de gran complejidad y fragilidad. En consecuencia, su explotación para la recuperación de los minerales de interés debe ser enfrentada con criterios y metodologías específicas, que consideren, especialmente, que la mena a extraer es un líquido —la salmuera— y no un sólido como ocurre en la minería metálica y no metálica tradicional. Su extracción en un determinado punto del salar puede afectar el comportamiento hidrogeológico de las salmueras del acuífero en pertenencias contiguas. A esta particularidad de explotación se suma el eventual impacto en el salar en su conjunto, dado que el principal riesgo ambiental de la extracción de salmueras es que pueda afectar la disponibilidad de recursos hídricos de su entorno, lo que, además de afectar al ecosistema, podría afectar negativamente a los grupos humanos asentados en el ámbito de la cuenca del salar.

Esta fragilidad ecosistémica y la particularidad de la explotación de las salmueras! determinan que se requiera de un tratamiento específico para la explotación de los salares, de modo de preservar la sustentabilidad de la explotación de estos ecosistemas en el largo plazo. El interés por el litio en los salares se inicia en la década de 1960, en el marco de su utilización en la fabricación de bombas de hidrógeno en la década precedente. Organismos del Estado, conjuntamente con una empresa privada —Foote Minerals, actual Rockwood—, inician exploraciones en la década de 1970. La primera normativa legal del Estado de Chile referente al litio fue dictada en 1976, al ser incluido como sustancia de “interés nuclear” en la ley orgánica de la Comisión Chilena de Energía Nuclear, CChEN.

Por otra parte, el D.L. Nº 2886 de 1979 modificó la Ley N° 16.319 de 1965, que creó la CChEN, estableciendo la reserva del Estado sobre el litio por exigirlo el interés nacional, considerando su carácter estratégico por su uso aplicaciones nucleares. Se exceptuó de! esta disposición el litio existente en pertenencias mineras constituidas o en trámite de constitución antes del 1 de enero de 1979, condición en que se encontraba la propiedad minera de Corfo en el Salar de Atacama y las de Codelco en los salares de Pedernales y Maricunga. Asimismo, el referido cuerpo legal otorgó a la CChEN la facultad de autorizar la explotación del litio. Literalmente, la normativa establece que “no podrán ser objeto de ninguna clase de actos jurídicos sino cuando ellos se ejecuten o celebren por INADEL, con ésta o con su autorización previa”.

Posteriormente, la Constitución Política de 1980 no incluyó al litio como riqueza no concesible, pero en 1982 la Ley Orgánica Constitucional sobre concesiones mineras! (Nº18.097) lo declara como sustancia no susceptible de concesión minera, “sin perjuicio de! as concesiones mineras válidamente constituidas con anterioridad a la correspondiente declaración de no concesibilidad o de importancia para la seguridad nacional”.! El Código de Minería de 1983 (Ley Nº18.248) reiteró lo ya dispuesto por la L.O.C. Nº18.097 respecto a que el litio no es susceptible de concesión minera, con las excepciones ya señaladas.

Para el aprovechamiento del litio de acuerdo al régimen legal vigente, hay que atenerse a las disposiciones del Artículo 19 Nº24 de la Constitución Política y del Art. 8 del Código de Minería, que establecen que la exploración y/o la explotación de sustancias calificadas como no susceptibles de concesión minera podrán ejecutarse directamente por el Estado o por sus empresas, o por medio de concesiones administrativas o de contratos especiales de operación otorgados a privados, con los requisitos y bajo las condiciones que el Presidente de la República fije, para cada caso, por decreto supremo.

En 1980 se firmaron los contratos que dieron origen a la Sociedad Chilena de Litio Ltda. (SCL) entre Foote (55 por ciento), que aportó la tecnología, y la Corfo (45!por! ciento), que transfirió un área de concesión (167,2 km2) ubicada en el sector sur del Salar de Atacama. Asimismo, se le otorgó a SCL el derecho, validado por la CChEN, para producir y vender productos de litio que contengan hasta 200.000 toneladas de Li5, sin limitación en el tiempo. SCL, hoy Rockwood Litio Ltda., materializó el Proyecto Litio, iniciando en 1984 la producción de carbonato de litio. En 1986, Corfo, con un 25 por ciento de participación, formó la Sociedad Minera Salar de Atacama Ltda. (Minsal), con la minera norteamericana Amax (63,75 por ciento) y la chilena Molymet (11,25 por ciento). Además de los estatutos de la sociedad, se suscribió el denominado Contrato para Proyecto en el Salar de Atacama, con vigencia de 33 años, donde se fijó un pago de royalty con la forma de canon de arrendamiento (un total de 6,8 por ciento para el litio) y una producción y venta máxima de 180.100 toneladas de Li.

En 1987 Corfo autoriza a SCL la producción de sales de potasio, por lo que deberá pagar una regalía de dos por ciento durante los primeros seis años y de tres por ciento a partir del séptimo año. En 1989, Corfo vende en 15,2 millones de dólares por su 45 por ciento de participación en SCL a su socio, que en esa fecha era Cyprus Foote. Debido al retiro de Corfo, se suscribe una modificación al Convenio Básico así como al Pacto Social de SCL. Amax decidió vender totalmente su participación en Minsal Ltda., llegando a un acuerdo en 1992 con SQM, al cual posteriormente se adhirió Molymet. Corfo entregó en arriendo exclusivo a Minsal Ltda. las 16.384 pertenencias seleccionadas por todo el período de vigencia del contrato (hasta el 31 de diciembre de 2030). Asimismo, Minsal pagaría a Corfo una renta!trimestral a todo evento por los derechos de explotación de productos de litio (royalty total de 6,8 por ciento) que le confiere el Contrato de Arrendamiento, de acuerdo a un calendario de pagos.

La firma de los tres contratos modificados tuvo lugar en noviembre de 1993, convirtiéndose SQM en el socio mayoritario de Minsal Ltda., con un 75 por ciento de su propiedad. En 1994, SQM y la Corfo acuerdan un aumento de capital, quedando SQMK con 81,82 por ciento y la Corfo con 18,18 por ciento; asimismo, Minsal se transforma en sociedad anónima. También en ese año, SQM inicia la materialización del proyecto con la construcción de una planta de cloruro de potasio, la que se pone en marcha a fines de 1995, fecha en que SQM adquiere en la Bolsa Electrónica y a un precio de siete millones de dólares la totalidad de las acciones preferentes de la Corfo puestas a la venta (equivalentes al 18,18 por ciento del capital social de Minsal S.A., hoy denominada SQM Salar S.A.). En 1996, SQM comienza la producción de carbonato de litio con una capacidad inicial de 17.500 toneladas anuales y en 1998 pone en funcionamiento las plantas de sulfato de potasio y ácido bórico, y cloruro de litio a partir de carbonato de litio.

Los dos productores nacionales de carbonato de litio han ido aumentando en forma periódica su capacidad de producción, de acuerdo a los requerimientos del mercado. Rockwood Litio Ltda. tiene actualmente una capacidad instalada de 24.000 toneladas anuales (t/a) de carbonato de litio (LCE) grado técnico6, con un proyecto de expansión de 20.000!t/a de la planta química para un producto grado batería, que se pondrá en marcha a comienzos del año 2015. No obstante, la autoridad ambiental aún no ha aprobado la ampliación. Hasta diciembre de 2013, Rockwood vendió 74.993 toneladas de su cuota autorizada de 200.000 toneladas de litio (Li), lo que le ha permitido ampliar la coproducción de cloruro de potasio, que alcanza, actualmente, a unas 130.000 toneladas al año.

Con respecto a SQM, la capacidad de sus instalaciones en el Salar de Atacama así como en Antofagasta, alcanza hoy en día a 48.000 toneladas al año de carbonato de litio equivalente (LCE). Hasta el año 2013, SQM vendió 84.416 toneladas de su cuota autorizada de 180.100 toneladas de litio (Li). En lo que concierne al potasio, SQM ha realizado periódicamente fuertes expansiones de su capacidad productiva de sales potásicas, producto que en términos de volumen y valor se ha convertido en la más importante de sus operaciones de procesamiento de las salmueras del Salar de Atacama.

El interés por explotar otros contenidos de las salmueras, particularmente sales de potasio, que no están sujetas a los límites establecidos para el litio, ha conducido a una considerable sobreextracción de salmueras en relación a las que!serían requeridas para la producción de litio. No existe la capacidad de fiscalizar la reinyección al salar de las salmueras excedentes una vez que se extraen los otros productos, y tampoco el conocimiento adecuado acerca de eventuales daños al ecosistema del salar como resultado de dicha reinyección. Esta situación lleva a la INADEL a recomendar que se revisen los parámetros de autorización, los cuales deberían estar fundados en la extracción y no en la generación del producto comercial.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos!—USGS, por su sigla en inglés—, en 2013, las reservas mundiales, es decir, aquella parte de los recursos explotables en forma económica, ascenderían sólo a unos 13 millones de toneladas de Li, de las cuales 7,5 millones corresponderían a Chile. Estas reservas se consideran más que suficientes para abastecer cualquier demanda previsible requerida por la industria, y aquellos depósitos con ventajas comparativas, que permiten lograr costos bajos de producción, están mayoritariamente en Chile.

Por ello, la industria del litio se caracteriza por un alto grado de concentración. La demanda total en 2014 de compuestos químicos de litio se estima en 160.000 toneladas de LCE, que se distribuyen en 90.000 toneladas provienen de salmueras continentales y 70.000 toneladas son producidas a partir de minerales. Las primeras se concentran en Chile (SQM, Rockwood Lithium), Argentina (FMC Lithium), China (varios) y EE.UU. (Rockwood Lithium), y las segundas en Australia (Talison), China (varios), Zimbabwe y Brasil. La mayor parte de la producción de litio proviene de “cuatro grandes” empresas: Talison en Australia, SQM en Chile, Rockwood en Chile y Estados Unidos y FMC en Argentina.

Chile es líder en la producción de carbonato de litio a partir de salmueras por las ventajas en costos que tiene en el Salar de Atacama con respecto a China, su principal competidor. Talison es el principal productor mundial de litio en forma de concentrado, el que Produce a partir de minerales en Australia, y es exportado en su mayoría a China, donde es convertido principalmente en hidróxido de litio.

A diferencia de otros minerales y commodities, el litio no se transa en bolsa y el precio es e resultante de las negociaciones directas entre productor y cliente. Para el caso del carbonato de litio grado técnico, se estima que el precio promedio en la actualidad bordea los 5.500 a 6.000 dólares la tonelada, mientras que el grado batería bordea entre los 6.200 a 7.000 dólares la tonelada. La industria del litio es pequeña si se compara con la de otros minerales. Se estima que el volumen del negocio representaría alrededor de 2.300 a 2.800 millones de dólares en 2014. Sin embargo, su potencial es interesante, toda vez que el uso de dispositivos electrónicos ha llevado a que la demanda por litio crezca en promedio a tasas entre siete y diez por ciento por año, muy por sobre el crecimiento de la economía mundial en general y de los commodities en particular.

En el año 2012, Chile exportó 305,5 millones de dólares en productos de litio (carbonato, cloruro, hidróxido monohidratado y salmueras refinadas), siendo la cifra anual más alta a la fecha.

REGALÍAS, GRAVÁMENES ESPECÍFICOS Y OTROS COBROS POR EL USO DEL RECURSO

INADEL ha sugerido que en los contratos de asociación público privada que autoricen la explotación del litio, se establezca una política de regalías, gravámenes y otros cobros que se apliquen sobre el precio de venta final del conjunto de los productos derivados del litio. Estas regalías tiene la finalidad de resguardar la captura de la renta económica por parte del Estado. Se propone que los contratos contemplen mecanismos flexibles que permitan revisar! Periódicamente el valor de las regalías de modo que se adecue a las condiciones prevalecientes en el mercado mundial.

Por otra parte, se recomienda que la nueva empresa destine una parte significativa de dichos cobros a garantizar la sustentabilidad económica, social, ambiental y territorial de la actividad. INADEL sugiere que las condiciones comerciales de los contratos de asociación público-privada contemplen un trato preferencial para incentivar el proceso de explotación, industrialización y comercialización de productos elaborados en base a litio, privilegiando la agregación de valor local. Adicionalmente, se sugiere que el Estado promueva activamente la investigación científica y los desarrollos tecnológicos relacionados.

Adicionalmente se sugiere invertir parte de los recursos recaudados en el desarrollo general de la localidad y la región y en el bienestar de sus habitantes, particularmente en infraestructura educación y calificación técnica y profesional de éstos, como también en la preservación del medio ambiente, a la investigación y mitigación de los impactos ambientales de las faenas y extracción de recursos sobre los salares y su entorno, considerando muy especialmente los recursos hídricos de los salares y la región, con las particularidades de este tipo de! explotación que en este aspecto también se distingue de otras faenas mineras.

Fuente:

Ver mas: https://www.loganconstituyente.cl/

Referencia: https://logan.cl/diagnostico-de-la-situacion-actual-del-litio/?fbclid=IwAR3v-syt9GnxmFJeZj0oW3-zaljpQYSLRbSf_Qh0HBoEZdZNYRnfGKAF_68

Información de contacto

WhatsApp: +56 9 3500 5888
Email: contacto@loganconstituyente.cl

X
X