“El derecho a la restitución territorial está consagrado en el derecho internacional”

Tiare Aguilera Hey es la representante rapanuí en la Convención Constitucional. Es abogada de la Universidad Andrés Bello y máster en Derecho Internacional en la U. de Wuhan, China.

Esta semana los representantes de pueblos originarios aplaudieron la aprobación de las Autonomías Territoriales Indígenas en el pleno, pero también enfrentaron el rechazo de 37 de 38 artículos de la comisión de Derechos de pueblos indígenas.

En una sesión en que un sector acusaba “racismo” y otro la creación de una “Constitución indigenista”, las miradas se centraron en la cuestionada consulta indígena que contó con baja participación.

Ante aquello, la convencional Tiare Aguilera dice que en la sesión hubo diferencias por un punto del reglamento. Sin embargo, es enfática en señalar que buena parte de las materias que se han visado está consagrada en el derecho internacional.

—¿Fue un fracaso la consulta indígena?

—Creo que se está viendo parcialmente ese tema y se está comparando con la consulta que se hizo en el gobierno de Michelle Bachelet, y eso no corresponde. La consulta no está sola: si fuese solo ese el único mecanismo por el cual los pueblos indígenas podrían incidir en el debate, concordaría con lo que se señala, pero hay otros mecanismos que son importantes, como la presencia de los escaños reservados, que es fundamental. Como representante rapanuí, tengo clarísimas las demandas de mi pueblo, y junto con otros escaños reservados tratamos de poder presentar iniciativas sobre derechos. Por lo tanto, eso hay que verlo. Además de que Chile se pone a la vanguardia con una consulta en el marco de un proceso constituyente.

—¿Cómo evalúa hasta ahora los avances en el pleno respecto de materias relacionadas con los pueblos originarios?

—Era urgente que nuestra legislación nacional subiera los estándares. Nosotros tenemos solo una legislación que dice relación con los pueblos indígenas, que es una ley bastante obsoleta de 1993, que no habla de pueblos, habla de etnias, y en donde no hay un reconocimiento constitucional. Somos de las pocas constituciones que no reconocen a los pueblos, y eso es gravísimo. Además, son demandas que se arrastran desde hace 30 años. Es importante recalcar que se ha hecho un ejercicio desde la vuelta de la democracia para avanzar en que nuestra legislación nacional esté a tono con lo que ocurre a nivel internacional. Son demandas que no son nuevas. En los gobiernos de Michelle Bachelet y Ricardo Lagos se hicieron recomendaciones que nunca se cumplieron.

—Elisa Loncón criticó hace unos días que el pleno haya rechazado ciertas propuestas indígenas y apuntó a que las fuerzas progresistas pueden estar cayendo en el miedo “por el discurso del Rechazo”. ¿Coincide?

—Hay que destacar además el rol que ha tenido Elisa Loncón respecto de destacar los derechos lingüísticos, que es uno de los derechos que están incorporados en los instrumentos internacionales. El derecho lingüístico ha costado que se apruebe y nadie puede decir que significará algún daño para nuestro país. Desconozco la totalidad de la entrevista de Elisa Loncón, así que no quiero dar un juicio errado.

—¿Cómo definiría la libre determinación de los pueblos indígenas?

—Lo primero que hay que hacer es revisar los instrumentos internacionales para que nos podamos hacer una idea de lo que significa el derecho a la libre determinación. Acá no hay nada que se haya creado en el marco de esta Convención, es un derecho que está establecido no en uno, sino que en tres instrumentos internacionales, dentro de los cuales Chile forma parte. Me llama mucho la atención el desconocimiento de los instrumentos internacionales a los cuales Chile se ha comprometido. El Convenio 169, también está la declaración de la OEA; por lo tanto, desconocer un instrumento como ese me parece gravísimo.

—En la Convención se ha hablado de restituir “tierras ancestrales”. ¿Cómo se puede definir qué es tierra ancestral y qué no lo es? ¿No interviene eso con otros derechos de propiedad?

—El derecho a la restitución territorial también está consagrado en el derecho internacional. Hay que revisarlo. Con respecto a cómo se aplica en cada pueblo, también hay que diferenciarlo. Creo que ese es un problema que hemos tenido tanto en la discusión interna como externa de la Convención, que es de real desconocimiento, de pensar que todos los pueblos son iguales. Somos pueblos con particularidades. Si el texto se aprueba, vamos a hacerle juicio a una demanda esperada del pueblo selknam, que está en proceso de ser reconocido en el Congreso. Depende de caso a caso con respecto a la autonomía y autodeterminación. La restitución territorial hay que verla en su justa medida, caso a caso. Esperamos que en las normas transitorias podamos incorporar plazos para que el estatuto de Rapa Nui no sea letra muerta y podamos contar con uno que se haga cargo de lo que me acaba de preguntar.

—¿Cuál es su respuesta cuando se acusa de que la Convención está creando una Constitución indigenista?

—Si es que eso significa que vamos a avanzar en el reconocimiento de derechos que por 30 años no han podido fructificar en el país, me parece una buena señal. Cambiaría la palabra “indigenista”, que me parece bastante obsoleta. Nadie la ocupa. El indigenismo nace en los setenta en México y se refiere a políticas públicas impulsadas en beneficio de los pueblos indígenas, pero sin la presencia de ellos. Hay un desconocimiento profundo respecto de los escaños reservados, de que es un privilegio. Señalo que desde 1866 existen los escaños reservados en Nueva Zelandia y nadie se escandaliza por ello. Todo lo que estamos consagrando existe en legislación comparada y en países tan avanzados como Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelandia, para aquellos que les da miedo Bolivia o Ecuador.

—En la Convención hay constituyentes de escaños reservados que suelen acusar de “racistas” a sus pares de Vamos por Chile. ¿Coincide con esos dichos?

—Lo que ocurrió ayer, que es bastante grave, fue la cantidad de convencionales que no votaron, de una facción en particular, eso es grave, porque efectivamente nos pagan. Somos funcionarios y recibimos un sueldo, donde todos los chilenos contribuyen a ello. Sé que dos o tres convencionales tenían problemas para votar, pero que un grupo grande no lo haga es grave. Eso es algo que hay que ir mejorando por la responsabilidad que tenemos con nuestro país, que espera respuestas en un momento muy complejo. Sistema político no es más importante que el catálogo de derechos de los pueblos indígenas, y quiero creer que hubo una razón superior de por qué no votaron.

Autonomías Territoriales Indígenas

—Se aprobaron las Autonomías Territoriales Indígenas (ATI). ¿En qué van a consistir?

—Lo primero que hay que señalar es que nosotros consagramos el derecho a las Autonomías Territoriales Indígenas. Lo segundo que hay que señalar es que son entidades territoriales, en donde se cuenta con una personalidad jurídica, patrimonio propio, pero lo que me gustaría destacar es que esto queda supeditado a la dictación de leyes posteriores. Viene un trabajo legislativo posterior que no hay que desmerecer. Creo que la parte importante de lo que corresponde a las Autonomías Territoriales se va a llevar a cabo en el Congreso y no en la Convención. Esto lo solicitan los pueblos y no el Estado. Los pueblos no lo piden por comunidades, como el caso de Temucuicui, por ejemplo; solo puedo hablar por Rapa Nui, que según la ley nos permite asociarnos por comunidades de asociaciones. Como está planteado el derecho en la Constitución: no lo pueden pedir comunidades; lo piden autoridades tradicionales respaldadas por el pueblo y con una ley con previa consulta. No es que una comunidad pida una autonomía (…), lo solicitan los pueblos, y reitero que son todos diferentes.

—El convencional Felipe Harboe dijo que las ATI “consolidan una Constitución identitaria, un privilegio para algunos y una mala solución para la gobernanza de un Estado unitario”. ¿Qué opina de que se hable que los pueblos originarios tendrán privilegios que el resto de los chilenos no tendrán?

—Quizás él no esté especializado en derecho de los pueblos indígenas. Quiero creer que es así. Yo espero que un abogado pueda hacerse cargo de sus dichos, porque la autonomía es un derecho y está consagrado en tratados internacionales. Creo que debería diferenciar lo que es un derecho de un privilegio. Acá hay un trabajo posterior que es tanto o más importante que la Convención.

—¿Está de acuerdo en que exista, como planteó la comisión en su informe al pleno, una comisión de catastro, saneamiento, demarcación y restitución territorial indígena?

—Es importante que podamos avanzar en crear institucionalidad. No basta con consagrar un catálogo de derechos si uno no crea institucionalidad asociada o cómo esto se va a financiar, porque si no, los derechos son letra muerta. Uno no puede disociar el derecho de una institucionalidad cuando no hay nada, no hay ministerio de pueblos, solo hay materias asociadas a otros ministerios, como Desarrollo Social. Hago un llamado a no instalar conceptos que traen división interna. El derecho a la autonomía territorial no va a traer ni la secesión ni la independencia de ningún pueblo; existe en otros países como Canadá, Estados Unidos, Colombia. Las autonomías territoriales no han significado la secesión del pueblo maorí en Nueva Zelandia. Hay que ser responsables y cuidadosos. No hay que llamar a la división, porque los pueblos somos parte de este país, somos chilenos y, por lo tanto, hay que llamar a la unión y no hacernos parecer que somos extranjeros, que es bastante doloroso.

—¿Demarcar sería incluir límites a los territorios indígenas dentro del territorio chileno?

—Eso está tal cual está consagrado en los derechos internacionales. Muchas de las normas que consagramos son lo que está consagrado. Los tres están incorporados como derecho en los instrumentos internacionales. Me parece grave que queramos retroceder por desconocimiento de abogados. Obviamente que se entiende que viene un trabajo posterior en el Congreso, en donde se ve qué es lo que quiere cada pueblo y cómo opera en la práctica.

Fuente: El Mercurio

Logan Constituyente

#rodrigo logan #rodrigologan #logan constituyente #loganconstituyente #convención constitucional #convenciónconstitucional #convención constituyente #convenciónconstituyente #convencion constitucional #convencionconstitucional #convencion constituyente #convencionconstituyente #convención #convención

X
X