Escrito por:

Rodrigo Logan Soto.

Convencionalista, Distrito 9

Santiago 2021

Resumen

La historia universal ha sido construida entendiendo al hombre como el sexo fuerte y dominador, mientras que a la mujer se la ha retratado como un ser débil, frágil e incluso hasta menos inteligente, siendo ésta diferencias visualizadas como algo natural. Bajo este contexto, el hombre basándose en esa superioridad, ha sido el protagonista de decisiones políticas, sociales y culturales relevantes para la humanidad, dejando a la mujer la función de la crianza de los hijos, el cuidado de la casa y las labores emocionales y sexuales.

Durante varios siglos, muchas mujeres han desvelado esta desigualdad y menoscabo, iniciando diversas manifestaciones y protestas. Pero no es hasta el siglo XVIII cuando existe una real toma de conciencia colectiva de esta situación, desarrollándose con esto un movimiento ideológico y social que luchará por romper esta lógica, siendo éste el denominado “Movimiento Feminista”.

Historia

A principios del siglo XVIII (Renacimiento), la mujer estaba encargada exclusivamente de las labores del hogar, la crianza de los hijos y de las responsabilidades maritales (atender emocional y sexualmente a sus maridos), sin tener la posibilidad de estudiar, votar, tomar decisiones familiares y ni siquiera decidir con quien casarse.

Es durante la Ilustración, principalmente en Francia, que surge un movimiento intelectual que defiende la igualdad social de todas las personas, gatillando luego en la Revolución Francesa. Este conflicto social y político trajo consigo la “Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano”, contemplando exclusivamente privilegios hacia el hombre sin incluir a la mujer. Esto generó una oleada de críticas, en el grupo femenino, pues éstas últimas no lograron entender que siendo partícipes de esta revolución fueron excluidas, siendo que la lucha por el cambio social y político se dirigía hacia una igualdad universal. Es así, que aparece Olympe de Gouges quien redactará la “Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana”, reivindicando todos los derechos civiles para la mujer, siendo uno de los primeros documentos que promulga la igualdad jurídica y legal de las mujeres. Este suceso provocó que ella fuese guillotinada.

Años posteriores, Mary Wollstonecraft en su “Vindicación de los derechos de la mujer”, resalta que la diferencia entre los géneros hombre y mujer no es algo natural, sino que proviene de una temática cultural, que se desarrolla mediante la educación, por lo cual dentro de su discurso aboga por una formación igualitaria (este texto funda o crea las bases del feminismo). Producto de lo anterior, varias mujeres empiezan a cuestionar la necesidad de quedarse en casa por obligación y comienzan a salir de ellas, esto genera por consiguiente que muchas sean encarceladas, puesto que no se les permitía reuniones de más de cinco mujeres en la calle y se potencia aún más con el establecimiento del “Código Francés o Código Napoleón” (que se extiende por toda Europa a principios de 1800), en el cual les priva de derechos civiles, políticos y les exige que actúen con obediencia con sus esposos.

La segunda ola del feminismo llega con el sufragio (“el sufragismo”), que no es sólo un movimiento intelectual, sino que es acción social. El movimiento sufragista surge en los dos países anglosajones y luego estos van influyendo en el resto de los países. En EEUU las mujeres que han luchado por la independencia de su país, ahora se agrupan por la defensa de los derechos de los esclavos, cuatro mujeres viajan a Londres, al congreso antiesclavista pero, no les dejan participar, por el hecho de ser mujeres, al final les dejan hacerlo tras una cortina, indignadas toman conciencia de su desigualdad como mujeres y de vuelta al país dos de ellas Lucrecia Mott y Elisabeth Cady Stanton, comienzan su lucha, ahora ya a favor de los derechos de las mujeres. En 1848 en Séneca Falls frente a unas 300 personas, exponen la “Declaración de Sentimientos” reivindican recuperar todos los derechos civiles, como la igualdad de educación y el voto. Hacen especial hincapié en esto último porque piensan que una vez pudiendo votar los demás derechos vendrán solos. Con el sufragismo norteamericano las mujeres comienzan a defender sus derechos en masa, con manifestaciones y panfletos. En Inglaterra lo mismo, pero aquí, tras casi medio siglo de lucha moderada, pasan a huelgas de hambre, encadenamientos, sabotajes a líderes políticos, ´ incluso bombas e incendios. Partir del final de la primera guerra mundial las mujeres empiezan a obtener el voto, por diferentes países del mundo en Inglaterra lo consiguen en 1918, eso sí sólo para mayores de 30 en; EEUU en 1920, aunque sólo para las mujeres blancas (80 años después de Seneca Falls) y así les seguirán otros países. El movimiento sufragista es principalmente un movimiento de burguesas blancas, pues empiezan a aparecer mujeres feministas con otras realidades como Sojourner Truth una esclava negra que habla por primera vez de la doble exclusión por negra y por mujer, o Flora Tristán mujer socialista, que habla de las mujeres obreras y explica también la doble represión que sufren de clase y de género, manifiesta que la mujer es la proletaria del proletariado se le considera considerarse la precursora del “feminismo socialista”( establece  que para que la mujer se libere debe cambiar el sistema capitalista establecido)

Se empiezan a distinguir dos ramas dentro del feminismo, uno busca la igualdad de derechos y otra que pretende cambiar todo el sistema establecido, llega un periodo donde el movimiento feminista se paraliza, periodo entre los dos grandes mundiales, las mujeres han logrado el voto en varios países, han comenzado a entrar en la universidad y muchas se desmovilizan. Entonces aparece Simone de Beauvoir en Francia, en 1949 escribe el “Segundo Sexo”, estudio sobre la condición de la mujer,  su frase más icónica es  “no se nace mujer se llega a serlo” nos dice que no es cierto que a las mujeres en las defina por su sexo biológico, sino por una serie de roles asociados al mismo, que tendrán que cumplir para ser consideradas precisamente mujeres, habla también del androcentrismo y plantea que el hombre la medida de todas las cosas y la mujer siempre es lo otro, de esta forma, se impide que la mujer se asuma a sí misma como sujeto y hace que se identifique con lo que el hombre espera de ella. Al volver los hombres de la segunda guerra mundial y la mujer está nuevamente en el hogar, ahora tienen todas las comodidades para ser amas de casa, esto está representado en la publicidad. En ese periodo miles de mujeres enferman, se deprimen, caen en el alcohol y viven ansiosas. Betty Friedan, socióloga que escribe “Mística de la feminidad”, explica que estas mujeres viven insatisfechas en ese estilo de vida aparentemente maravilloso ya que sienten que están priorizando el cuidado de otros a sus propios deseos. Muchas mujeres se sienten identificadas, entienden lo que les pasa y comienzan a construir un estilo de vida nuevo. Betty no se queda ahí, también pasa a la acción y organiza junto con otras mujeres el mayor movimiento de la mujer hasta entonces y que ha ido creciendo hasta la actualidad que buscan mejorar el estilo de vida de las mujeres centrándose en temas del ámbito personal, comienza el feminismo liberal el feminismo liberal describe la situación de las mujeres como una desigualdad, no como una explotación u opresión, así que hay puedes luchar por cambios hasta lograrlo igualdad entre los sexos la mujer no tiene espacio en la vida pública se debe hacer lo posible por incluir en el mercado laboral y en los puestos de poder. Durante los 60’s aumenta la participación en puestos de poder, pero en ámbito privado, hay malos tratos, desigualdad de reparto de tareas, explotación económica. Es por esto que surge una nueva corriente feminista, que quiere cambiar esta situación, el “feminismo radical” que plantea que el problema se debe resolver de “raíz”, el patriarcado es el sistema de dominación del hombre sobre la mujer, que se produce en todos los ámbitos, familiar, político, económico, social y científico.

Varias mujeres se organizan llevan a cabo grandes protestas públicas como en certámenes de belleza, lo consideran una “cosificación” de la mujer, crean espacios propios, como centros de es maltratadas, defensa personal ginecológicos, guarderías. El feminismo radical consigue que las mujeres del siglo 20 vayan cambiando el día a día de sus vidas hacia la liberación

Las feministas liberales buscan la igualdad de derechos de la mujer frente al hombre, las feministas radicales quieren romper el sistema patriarcal en que vivimos. Comienzan entre ambas posturas ciertas diferencias ejemplo qué pasa si tu mujer sube una selfie a redes sociales en una postura sensual, pues para el feminismo liberal esto está bien porque estas  desafiando al sistema que espera que te comportes de forma recatada, estás empoderándote. El feminismo radical piensa otra cosa, respeta tu foto eres libre hace lo que quieras, pero no cree que este es desafiando nada porque te mueves dentro de los esquemas patriarcales impuestos del sentido de belleza de la mujer y feminidad.

En los años 90 siguen los avances, pero es como si el feminismo hablase siempre de un prototipo de mujer. Pero que pasa mujeres transexuales y las musulmanas, africanas o asiáticas en este periodo se toma conciencia que no existe un solo modelo de mujer, sino múltiples, dependiendo de cuestiones sociales, étnicas, nacionales o religiosas; Surgen nuevos y múltiples feminismos, teniendo en cuenta las necesidades de cada una de ellas, feminismo negro, feminismo poscolonial, transfeminismo radical, ecofeminismo teoría queer.

Ya no existe un feminismo único, a lo largo del siglo 21 se va adquiriendo una mayor conciencia en la sociedad general de la desigualdad de la mujer y surgen movimientos sociales como el movimiento “me too” donde millones de mujeres denuncian públicamente su experiencia de abuso por hombres o las manifestaciones y huelgas multitudinarias del 8 de marzo de 2018 y 2019. Se ha logrado mucho pero a día de hoy no se ha consolidado la igualdad entre hombres y mujeres sigue habiendo violencia de género las mujeres, siguen cobrando menos por el mismo cargo laboral y los puestos relevantes en el mundo de la política, militar y economía siguen siendo mayoritariamente de hombres.

Entradas recomendadas